En España se suele repartir un pequeño obsequio por haber asistido a la boda. Normalmente a los hombres se les reparte puros, a las mujeres cigarrillos y otro tipo de obsequios. 

La idea que tuvo mi hermano como regalo de boda fue la de repartir botellas de vino realizado por mi padre a todos los asistentes de esta. Además, esa botella podría reutilizarse para que contuviera aceite, vinagre o cualquier otro líquido.

Una vez pensado el producto, me encargó que le diseñara una etiqueta que recordase la unión que los representaba. No tuve que darle muchas vueltas ya que desde joven los había visto siempre montados en la antigua vespa de mi padre. Así salió el regalo de boda ideal para ellos.

El estilo escogido para la etiqueta tenía que ser algo nuevo y poco convencional que estuviera en concordancia con el estilo de dibujo escogido. 

¡Espero que les guste!

boceto novios en la vespa
arte final para regalo de boda